TECNOLOGÍA

Caso pionero: Demandas contra generadores de arte AI descartadas por infracción de derechos de autor

Compártelo

En una demanda sin precedentes que involucra el uso no autorizado de miles de millones de imágenes descargadas de internet para entrenar sistemas de Inteligencia Artificial (IA) generativa, los artistas han enfrentado un revés significativo con el fallo del juez federal William Orrick, quien ha desestimado la mayoría de las reclamaciones por infracción de derechos de autor.

El juez de distrito de EE. UU., William Orrick, dictaminó el lunes que las acusaciones de infracción de derechos de autor no pueden avanzar contra Midjourney y DeviantArt, concluyendo que las acusaciones son “defectuosas en numerosos aspectos”. Entre los problemas se encuentra la incertidumbre sobre si los sistemas de IA que utilizan contienen copias de imágenes con derechos de autor que se utilizaron para crear obras infractoras, y si los artistas pueden demostrar la infracción en ausencia de material idéntico creado por las herramientas de IA. Las demandas por infracción, derecho de publicidad, competencia desleal y ruptura de contrato fueron desestimadas, aunque es probable que se vuelvan a presentar.

Notablemente, se permitió que una alegación de infracción directa contra Stability AI continuara, basada en acusaciones de que la empresa utilizó imágenes con derechos de autor sin permiso para crear “Stable Diffusion”. Stability ha negado la afirmación de que almacenó e incorporó esas imágenes en su sistema de IA. Mantienen que el entrenamiento de su modelo no implica la copia completa de obras, sino que se centra en el desarrollo de parámetros relacionados con líneas, colores, sombras y otros atributos asociados a sujetos y conceptos de esas obras que colectivamente definen cómo se ven las cosas. La cuestión, que podría decidir el caso, sigue siendo objeto de controversia.

La disputa gira en torno a “Stable Diffusion” de Stability, que se incorpora al generador de imágenes de IA DreamStudio de la compañía. En este caso, los artistas tendrán que demostrar que sus obras se utilizaron para entrenar el sistema de IA. Se alega que DreamUp de DeviantArt y Midjourney funcionan con Stable Diffusion. Uno de los principales desafíos que enfrentan los artistas es que los conjuntos de datos de entrenamiento son en su mayoría una caja negra.

En su fallo sobre las reclamaciones de infracción, Orrick escribió que la teoría de los demandantes “no está clara” en cuanto a si hay copias de imágenes de entrenamiento almacenadas en Stable Diffusion que son utilizadas por DeviantArt y Midjourney. Señaló los argumentos de la defensa de que es imposible comprimir miles de millones de imágenes “en un programa activo”, como Stable Diffusion.

Orrick cuestionó si Midjourney y DeviantArt, que ofrecen Stable Diffusion a través de sus propias aplicaciones y sitios web, pueden ser responsables de la infracción directa si el sistema de IA “contiene solo algoritmos e instrucciones que se pueden aplicar a la creación de imágenes que incluyen solo unos pocos elementos de una obra con derechos de autor”. El juez subrayó la ausencia de alegaciones de que las compañías desempeñaron un papel afirmativo en la supuesta infracción.

Los artistas también deberán demostrar la existencia de obras infractoras producidas por herramientas de IA que sean idénticas a su material con derechos de autor. Esto representa un desafío importante, ya que han admitido que “ninguna de las imágenes de salida de Stable Diffusion proporcionadas en respuesta a una indicación de texto específica es probable que sea una coincidencia cercana con una imagen específica en los datos de entrenamiento”.

Es importante destacar que el presidente Joe Biden emitió una orden ejecutiva para crear salvaguardias contra la IA. Aunque se centra principalmente en los requisitos de informes sobre los riesgos de seguridad nacional que presentan algunos sistemas de empresas, también recomienda marcar las fotos, videos y audios desarrollados por herramientas de IA para protegerse contra deepfakes. Esta inclusión de protección de derechos de autor e propiedad intelectual en la orden ejecutiva de IA refleja la importancia de la comunidad creativa y las industrias impulsadas por la propiedad intelectual para el liderazgo económico y cultural de Estados Unidos.

En una reunión en julio, las principales empresas de IA acordaron voluntariamente establecer límites para gestionar los riesgos que presentan las tecnologías emergentes. Esto fue un intento de la Casa Blanca de que la industria se autoregule en ausencia de legislación que establezca límites en el desarrollo de las nuevas herramientas. Tanto la orden ejecutiva de Biden como este acuerdo carecen de un régimen de informes o plazos que puedan vincular legalmente a las empresas con sus compromisos.


Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *