INTERNACIONALES

Coalición Peronista en las elecciones generales de Argentina, preparando el terreno para una segunda vuelta polarizada

Compártelo

En una sorprendente revelación, la coalición gobernante del peronismo en Argentina superó las expectativas en las elecciones generales del domingo, preparando el escenario para una segunda vuelta polarizada el próximo mes entre el Ministro de Economía, Sergio Massa, y el radical libertario de extrema derecha, Javier Milei.

Massa obtuvo el 36.6% de los votos, superando a Milei, quien obtuvo un poco más del 30%, mientras que la conservadora Patricia Bullrich se quedó atrás con el 23.8%, con casi el 98% de los votos contados. Este resultado desafió las encuestas previas a las elecciones que habían pronosticado una victoria libertaria.

La fortaleza inesperada de los peronistas, a pesar de enfrentar la inflación de tres dígitos por primera vez desde 1991, establece una intrigante segunda vuelta el 19 de noviembre entre dos modelos económicos opuestos para el país.

Este resultado alivia las preocupaciones sobre un cambio radical en las políticas en caso de una victoria decisiva de Milei, quien ha propuesto dolarizar la economía y cerrar el banco central. Sin embargo, aún deja al país sin muchas respuestas para su peor crisis económica en dos décadas.

Los argentinos acudieron en masa a las urnas el domingo en medio de dificultades económicas y creciente descontento con la élite tradicional.

“Yo sé que muchos de los que votaron por nosotros son los que más están sufriendo”, dijo Massa después de conocer los resultados. “Nuestro país está experimentando una situación compleja, llena de desafíos… No los voy a defraudar”.

A pesar de que muchos culparon a los peronistas por la situación, Massa, conocido por ser un político moderado, respondió que las redes de seguridad social y los subsidios del gobierno eran fundamentales para muchos argentinos en dificultades, y lo demostró recientemente con una presentación sobre cómo podrían aumentar significativamente las tarifas de trenes y autobuses si perdía.

Este mensaje parece haber llegado a casa.

“El peronismo es el único espacio que ofrece la posibilidad de que los más pobres tengamos cosas básicas al alcance de la mano”, dijo Carlos Gutiérrez, albañil de 61 años, mientras se dirigía a votar el domingo.

Por otro lado, Milei propone medidas radicales como la dolarización de la economía y ha criticado a importantes socios comerciales como China y Brasil. También aboga por reducir el tamaño del gobierno y se opone al aborto.

Para ganar en primera vuelta el domingo, un candidato habría necesitado más del 45% de los votos o el 40% y una ventaja de 10 puntos.

El resultado, que deja las cosas en un delicado equilibrio y excluye de la carrera a la candidata del establishment, Bullrich, probablemente cause inquietud en los mercados ya inestables el lunes, sin ofrecer una clara dirección para el futuro del país.

“Nunca hemos tenido tanta polarización”, dijo Silvia Monto, una pensionista de 72 años, mientras votaba en Buenos Aires el domingo.

Milei se ha comprometido a “hacer trizas” el statu quo económico y político, atrayendo a algunos votantes indignados con su mensaje de destruirlo todo, cansados de ver cómo los precios aumentan más rápido que los salarios.

“Es el único que entiende la situación del país y sabe cómo salvarlo”, dijo Nicolás Mercado, estudiante de Buenos Aires de 22 años.

Milei, en un discurso desafiante tras el resultado, prometió luchar para ganar en la segunda vuelta el próximo mes.

“Nos enfrentamos a la elección más importante de los últimos 100 años”, dijo. “Si trabajamos juntos, podemos ganar, si trabajamos juntos, podemos recuperar nuestro país”.

Las autoridades electorales informaron que la participación fue de alrededor del 74%, un aumento con respecto a las primarias de agosto, pero considerablemente menor que el 81% de participación en la última elección y la participación más baja en una elección general desde el retorno a la democracia en 1983.

Quien resulte victorioso tendrá que lidiar con una economía en estado crítico: las reservas del banco central están vacías, se espera una recesión después de una gran sequía, y un programa de $44 mil millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) está tambaleando.

Silvana Dezilio, ama de casa de 37 años en la provincia de Buenos Aires, comentó que era difícil ver un resultado positivo sin importar quién ganara.

“Todos los gobiernos prometen cosas y terminan hundiéndonos un poco más. Parece increíble, pero estamos empeorando. Leemos que otros países han superado los problemas que para nosotros empeoran cada día”, dijo.


Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *