ENTRETENIMIENTO

La película ‘The Burial’ narra una historia de éxito en la carrera legal de Willie Gary

Compártelo

En “The Burial”, la película que se estrenará en Amazon Prime Video el próximo viernes, Willie Gary supo desde el principio que Jamie Foxx sería perfecto para interpretarlo. La película se basa en eventos reales y se centra en un caso crucial en la destacada carrera legal de Gary.

“Jamie vino a verme aquí en Florida, y descubrimos que teníamos mucho en común”, cuenta Gary, de 76 años, desde sus oficinas legales en Stuart.

Estas similitudes incluyen haber sido criados en la iglesia, destacarse en el fútbol y crear vidas que desafiaron las expectativas de la infancia. Para Gary, esto significó transformarse de ser hijo de un aparcero en Georgia a abogado multimillonario, mientras que para Foxx, nacido como Eric Bishop en Texas, fue cambiar de ser un bromista en clase a actor y músico ganador de un Oscar.

“Hubo una gran diferencia entre nosotros”, bromea Gary. “Yo intento cantar, y él puede cantar”.

“The Burial,” adaptada de un artículo de 1999 en The New Yorker escrito por Jonathan Harr, relata la historia de un caso que Gary ganó en 1995. En este caso, Jeremiah O’Keefe (interpretado por Tommy Lee Jones), dueño de una cadena de funerarias en Misisipi, lo contrató para demandar a un gigante de la industria funeraria canadiense, The Loewen Group, por incumplimiento de contrato.

A pesar de que Gary tenía virtualmente ninguna experiencia en derecho de contratos, su historial de victorias y su presencia magnética en la sala de juicios intrigaron a O’Keefe.

Las probabilidades eran escasas. El CEO del grupo, Raymond Loewen, insinuó que estaba interesado en comprar una parte de las funerarias de O’Keefe, y O’Keefe estaba deseoso de vender para mantenerse a flote. Llegaron a un acuerdo informal sobre la venta, pero Loewen se demoró. Mientras tanto, Loewen compró otra empresa funeraria en el estado, que tenía un acuerdo de larga data para vender pólizas de seguros funerarios de O’Keefe.

Willie Gary cuenta la historia de un caso histórico que ganó en 1995 y que lo catapultó a la fama.

O’Keefe protestó y las dos partes llegaron a un acuerdo, pero Loewen no cumplió su parte del trato, y O’Keefe perdió una gran cantidad de dinero. En un esfuerzo por evitar que su negocio, que se transmitía de generación en generación, se hundiera, O’Keefe presentó una demanda, esta vez con la venganza en mente.

Entra en escena Gary, que entonces tenía casi 50 años, un abogado sumamente exitoso y llamativo, que se especializaba en casos de lesiones personales.

La pareja inusual resultó ser una combinación ganadora: Gary no solo ganó el caso, sino que, al centrarse en las prácticas discriminatorias basadas en la raza de Loewen, obtuvo un veredicto de 500 millones de dólares (ambas partes acordaron posteriormente un acuerdo de 129 millones de dólares). El Loewen Group finalmente se declaró en quiebra.

El filme muestra cómo Gary ganó el caso en un tribunal en Jackson, Misisipi, ante un jurado compuesto en su mayoría por afroamericanos. Utilizó tácticas que incluyeron señalar al CEO de Loewen por permitir que su personal de ventas cobrara tarifas infladas a clientes mayoritariamente pobres de ascendencia afroamericana, al tiempo que resaltaba el compromiso de O’Keefe con la comunidad afroamericana, que incluyó, cuando fue alcalde de Biloxi en la década de 1970, negar un permiso al Ku Klux Klan para marchar.

La victoria catapultó a Gary a un nuevo nivel de fama, con reportajes en revistas y un perfil en “60 Minutes” por venir. Después del veredicto, Loewen le dijo al New York Times: “Tenía al menos una docena de abogados, ninguno de ellos señaló el peligro de un jurado sureño. Pero, para ser justos, Willie Gary es una personalidad única, y creo que nuestro consejo legal también fue sorprendido”.

Gary también se mantuvo firme, diciéndole a los periodistas: “Lucho dentro de las reglas”.

Para Gary, la película es una recompensa inesperada por “simplemente hacer algo valioso”. Pero está lejos de ser su punto culminante. Gary sigue abierto al próximo desafío legal, presentándose para trabajar la mayoría de los días en la firma de abogados Gary, Williams, Watson, Parenti & Gary.

“Nací en los campos duros de Georgia y Florida, así que no soy ajeno al trabajo duro”, dice. “No creo que jamás querría alejarme de la oportunidad de ayudar a una familia a obtener lo que siente que merece. No sé qué haría si no pudiera ejercer la abogacía”.


Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *